Interior de la Cúpula del Palacio de Bellas Artes

|  Video Corporativo   -   Base de conocimientos   -   Distribuidores  -  Privacidad  -  Contáctenos

 

 

 

Buscador

 

 Pinturas por marca

 

 Pinturas por familia

 

 Pinturas por funcionalidad

 

 Aditivos y complementos

 

Catálogos colores

 

Certificados de productos

 

|

Productos por sector

 

Aviación

 

Marino

 

Transporte Terrestre

 

Mantenimiento Industrial

 

Pisos Industriales y Decorativos

 

Construcción y Hotelería

  Madera
  Vidrio

 

Restauración y Conservación

 

Esculturas y Arte urbano

 

Normas PEMEX  

 

Normas C.F.E.  

 

|

Productos por familia

 

Epóxicos

 

Poliuretanos

 

Polisiloxanos

 

Acrílicos

 

Alquidales

 

Vinilos

 

Hule Clorado

 

Silicones y Cumarona

 

Ricos en Zinc

 

Vinílicas

 

Nitrocelulosa

 

Acondicionadores y Removedores

 

|

Especialidades

 

Base agua

 

Altos sólidos

 

Antigraffiti

 

 Cuartos Fríos

 

 Grado Alimenticio

 

Protección contra fuego

 

Trafico y Señalización

 

Plásticos

 

Vidrio

 

Galvanizado

 

Acero al carbón

 


 

 

 
 
|
 
 

TERMINACION DEL INTERIOR DE LA CUPULA DEL PALACIO DE BELLAS ARTES

Para conmemorar el 70 aniversario (1934-2004) de la inauguración del Palacio de Bellas Artes, a partir de 1999, el Instituto Nacional de Bellas Artes llevó a cabo una serie de trabajos de restauración y mantenimiento del edificio sede de esta institución. El Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México es uno de los más importantes símbolos de la cultura nacional.

 El proyecto inicial fue obra del arquitecto italiano Adamo Boari. De estilo ecléctico, conservando las antiguas proporciones clásicas bajo una apariencia decorativa moderna estilo Art Nouveau recién aparecido en Europa. Inició la construcción en noviembre de 1904, dirigiéndola hasta su partida a Italia en 1916 a causa del movimiento revolucionario en México, dejó la obra terminada hasta su estructura y decoración exterior.

 El proyecto que presenta innovaciones notables para su tiempo que se desprenden de minuciosos estudios que realizó de los más importantes teatros europeos, como son precisamente el construir un gran vestíbulo coronado por una cúpula central y dos semicúpulas laterales a la manera bizantina, recubiertas con vitrales multicolores, que se convertiría en un gigantesco invernadero con luz solar y separaría a la sala de espectáculos del gran salón de fiestas con terrazas cubiertas de plantas naturales que mira hacia la plaza principal.

 A finales de los años 20 del siglo pasado, el Gobierno de México decide reanudar los trabajos e invita a Boari a concluir la magna obra.

 Por alguna razón, el arquitecto canceló su viaje y muere en Roma en 1928; por este motivo, se asignó al arquitecto mexicano Federico E. Mariscal el proyecto de terminación y conclusión de la obra.

 El proyecto se reanuda en 1930 y concluye en 1934 tal como se observa actualmente, habiéndose introducido cambios sustanciales, tanto en la decoración interior como en el aspecto arquitectónico pues se dividió en dos partes, el Teatro y el nuevo Museo de Artes Plásticas en lo que iba a ser el salón de fiestas.

 El proyecto original dejó de llamarse “Teatro Nacional”, para tomar el nombre actual de “Palacio de Bellas Artes” al que se incorporaron importantes detalles del naciente estilo arquitectónico y artístico llamado Art Decó, perteneciente a la corriente funcionalista. Los cambios implementados se dieron mayormente en la decoración interior del recinto.

 La Cúpula Central y las semicúpulas están recubiertas en su exterior por cerámica industrial vidriada de 6”X6” en tonos degradados desde el naranja intenso en la parte superior hasta el amarillo claro en la parte inferior con un acabado iridiscente que refleja la luz como un sol radiante.

En contraste con el exterior, por calas y fotografías de la época, se sabe que el diseño interior de las cúpulas tenía la intención estética de transmitir serenidad a los asistentes, imitando la bóveda celeste, en tonos degradados desde el azul oscuro en la parte superior hasta el azul claro en la parte inferior.

 En 1999 se inició la restauración de las semicúpulas comenzando por el exterior, continuando con los trabajos.

 En el año 2003 dio inicio la restauración de la Cúpula Central por el exterior y en 2004 por el interior. Esta labor fue presidida por una junta de asesores especialistas en varias disciplinas con la función de resolver cada uno de los problemas técnicos específicos.

 Para los trabajos de restauración del interior de la Cúpula Central se armó una plataforma estructural en volado sobre el vestíbulo principal, en el arranque de la cúpula, a una altura aproximada de 45.00 metros.

 Se solicitó al Profesor Luis Torres, ingeniero químico de la UNAM, que propusiera un tipo de pintura con especificaciones técnicas especiales como gran adherencia, capacidad de repeler el polvo, resistencia a los rayos ultra violeta y alta durabilidad ya  que por muchos años no sería posible darle mantenimiento, pues para esto se requeriría de volver a armar la plataforma de manera similar.

 El Ing. Luis Torres acudió para la formulación de una pintura con las características requeridas, a Pinturas Nervion, especialista en desarrollo de pinturas y recubrimientos de alta especificación, por su amplia y reconocida experiencia en otros proyectos similares.

Pinturas El Nervión, S.A. de C. V. desarrollaron el POLYLITE® 160-DTM, cuya formulación ofrece alta estabilidad a los rayos ultravioleta, lo que repercute directamente en la resistencia y protección de la pintura frente a las condiciones ambientales”.  

El POLYLITE® 160-DTM mostró gran facilidad de manejo y aplicación, lo que proporcionó una superficie tersa y un rendimiento excepcional con el consiguiente ahorro de material y mano de obra.

Al respecto, el presidente de Pinturas El Nervión, S.A. de C. V., el Sr. Hilario Ibarrola, así como su Director General, el Sr. Hilario Ibarrola Álvarez, apuntaron: “Para nosotros es motivo de orgullo participar en este tipo de proyectos. Tenemos una historia de éxitos que prueban nuestra flexibilidad para ofrecer altos desarrollos tecnológicos dentro de nuestra industria. Cuando un cliente se acerca a nosotros, sabe que va a obtener un producto específicamente diseñado para cubrir sus necesidades, elaborado con la más alta calidad.  Es por ello que contar con ingredientes de calidad y con un proveedor confiable resulta crucial para nosotros”.

 
 
 

EL NERVION, S.A. de C.V. - Aldama N°5, Col. La Escuela Tlalnepantla, Estado de México 54090, México.
Tel. (52)(55) 2169-0470 - Fax. (52)(55) 5361-9476
síguenos en facebook/nervionpinturas twitter@NervionPinturas